Google+ Badge

dimarts, 26 de febrer de 2013


Un nuevo libro:

Educación Pública: de tod@s para tod@s
Las claves de la “marea verde”
Enrique Javier Díez Gutiérrez y Adoración Guamán. (Coord.)

 © Editorial Bomarzo S.L.
©Malabá Ediciones
ISBN: 978-84-15000-92-1


Contenido:
La educación: un medio para impulsar el progreso humano y social
Carlos Berzosa
La enseñanza pública es necesaria en y para una sociedad democrática
Francisco Imbernón
La escuela pública, clave para la igualdad
Antonio Antón
Enseñanza y comunidad ¿De qué enseñanza pública estamos hablando?
Montserrat Galcerán
La formación como educación para el desarrollo de una carrera profesional
(y no solo): como tema pendiente
Julia López López
Defender la educación pública frente a la privatización neoliberal
Enrique Javier Díez Gutiérrez
Acoso y derribo de la educación pública
Rosa Cañadell
Los efectos de las políticas neoliberales
Francisco García y Miguel Recio
Educación pública, escuela pública y empleo público
Mariano Fernández Enguita
La nueva Edad Media
Carlos Fernández Liria.
La transformación de la universidad
Jorge García y Adoración Guamán
Por otra universidad democrática
Manuel Gómez Fernández, Olmo Masa de Lucas y Fabio Cortese Sanabria


Vivimos una época de dictaduras económicas, donde la barbarie se perpetra impunemente
desde los cómodos despachos de instituciones políticas y financieras. Basta un ejemplo para
demostrar la gravedad de la situación: la tasa de suicidios en Grecia ha pasado, en sólo tres años,
de ser la más baja a la más alta de Europa a causa del increíble saqueo económico y político que
algunos denominan crisis. España sigue el mismo camino.
Mientras las clases subalternas sufrimos, los políticos conservadores y socialdemócratas continúan
en su desbocada carrera por asesinar al Estado del bienestar. Día a día, el paulatino adelgazamiento
hasta la supresión de los derechos sociales y servicios públicos de la mayoría de la
población se predica como necesario para la salvaguarda del sistema, cuando en realidad sólo es
imprescindible para la continuidad del capitalismo salvaje y el aumento de los beneficios de una
minoría de privilegiados.
La educación pública ha sido uno de los primeros objetivos entre los derechos a abatir. De
manera ya cotidiana contemplamos cómo se están desarrollando reformas educativas neoliberales
similares en todo el mundo, siguiendo las directrices de los organismos internacionales
(Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional, Organización Mundial del Comercio), que
buscan abrir la educación pública a los mercados y quebrar la concepción de la educación como
un derecho social que ha de ser protegido y promovido por el Estado.
Claramente, con estas reformas lo que se persigue es la privatización de la educación pública,
desde la educación infantil hasta la universitaria, a través de estrategias muy diversas: mediante
la reducción del período de enseñanza obligatoria, excluyendo a la clase trabajadora que fue incluida
en el anterior siglo en los países con más desarrollo industrial; por la vía de la promoción
de la privatización directa de la educación, un “negocio” que mueve dos billones de dólares anuales,
o potenciando la introducción de la empresa privada en la financiación, gestión y desarrollo
de este sector, al igual que el sanitario o los servicios sociales. En la misma línea se incluyen propuestas
como la reformulación del principio de gratuidad, introduciendo sistemas de re-pago
bajo el argumento de que es necesario asumir la “responsabilidad” del coste real de la educación
y las políticas dirigidas a consolidar y aumentar la diferenciación de las dos redes de educación,
permaneciendo la red pública como una red subsidiaria de la privada, con una orientación más
asistencial y de formación básica, destinada a los sectores de la población más desfavorecidos, de
cuya financiación se desentienden los poderes públicos con progresivos recortes.
En paralelo y por añadidura, se aplican y extienden técnicas de gestión de la empresa privada
en las entidades públicas, que rompen con la democracia y la participación comunitaria en la
gestión de los centros educativos, desde la Escuela Primaria hasta la Universidad, así como medidas
de comercialización de los espacios, tiempos y servicios educativos, alegando la necesidad
de hacerlos rentables. El corolario de todos estos embates contra la educación pública es una reconversión
teórica, una mutación de la concepción de la educación y la función de la enseñanza
como campo de entrenamiento para la democracia y para la ciudadanía, que construye un saber
crítico para hacer un mundo más justo y mejor. Arrumbados estos principios, la educación se
afirma como un campo de entrenamiento para atender las necesidades de producción y ganancia
comercial de las empresas.



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada