Google+ Badge

dimarts, 24 de desembre de 2013



¿Para qué sirven las pruebas externas? ¿Rendimiento, perversión o mejora?

Como pasa tantas veces en educación, no hay acuerdo en si las pruebas externas benefician o no al Sistema Educativo. Hay puntos de vista encontrados y todos ellos se avalan siempre con investigaciones. Y ya no digo cuando se utilizan para justificar una determinada forma de pensar la educación y legislarla o sea como instrumento ideológico y no tanto de mejora colectiva. ¿Y qué acostumbran a medir? Las evaluaciones externas tiene la finalidad de comprobar el rendimiento escolar o educativo (de niños o de adultos). ¿La realización de las pruebas externas mejoran los resultados? Parece que no por el simple hecho de hacer las pruebas. Pero nos dan datos y los datos siempre son interpretables como se comprueba en el momento que se publicitan. Si analizamos los resultados podemos ver que muchos de ellos son conocidos por el profesorado y por los mecanismos del Sistema sin pruebas externas sino con las pruebas y controles internos.
¿Y qué rendimiento miden? Miden lo que se puede medir con papel y lápiz  pero ¿es eso la educación de las personas? Rotundamente no. Decanta la educación hacia áreas instrumentales que aunque muy importantes lo son tanto como las que desarrollan una persona más integral con muchos más conocimientos difíciles de medir en una prueba de papel y lápiz. La educación no son los resultados medibles en algunas áreas y un profesorado que enseñe para superarlas.
Yo confío en el profesorado y en los centros y creo que son los que mejor conocen lo que pasa. Si no se crea una obsesión por la rendición de cuentas y en lugar de imponer, abusar (como se pretende con las estandarizadas nacionales) y deificarlas se combinaran con el conocimiento docente se podrían establecer mecanismos de mejora en los procesos de enseñanza-aprendizaje. Por ahora la mejor utilidad que le encuentro a parte de la comparación es que provocan el debate. Cada vez que aparecen los resultados es como  un revulsivo para hablar de educación, aunque en nuestro país casi siempre sea para mal.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada